034D6CTGP1_1“No importa lo que digas ni cómo te justifiques, eres lo que haces.Tus comportamientos hablan por ti, te delatan, te señalan”  Walter Riso

Me quedé reflexionando al ver esta frase, como cualquier otra, en el muro de una amiga. Estamos generando una serie de paranoicos, que abrazan la vida y que llevan la mochila cargada de valores, que muy probablemente no se aplican en su día.

Cada vez observo un gap más grande entre la personalidad 1.0 y la 2.0, de hecho más que una brecha entre personalidades estamos hablando de casi trastornos de personalidad. El autobombo que nos propicia la potente web social ha dado paso a la creación de un ejército de personas que son felices con la brisa de la mañana, el amanecer, cosas que no se pagan con dinero, agradecen y sonríen simplemente por acordarse de alguien y son felices con detalles insignificantes, que si no existiese Facebook, probablemente no se pararían a  pensar y son más propicios del claim de Mastercard

Todo lo que empiece por “Llegar a casa y encontrarte… , acordarte de…., muy contento de haber recibido el premio…, Menuda sorpresa me he llevado al ver que estoy entre los influencers de…” Una vez más te estarás moviendo en el terreno del decir. Ocultas tu ego tras una supuesta sorpresa, está bien que te promociones, pero no me vendes que eres una S.A., más suave que el culito de un bebé y más ingenuo que Peter Pan.

Ya escribí un post similar sobre los abrazavidas y pseudorebeldes. Observa a las personas felices (de verdad) no se jactan de ello, no lo necesitan, solo tienes que mirarles la cara. Mucha gente confunde ser feliz con estar contento, y otros con ser un auténtico alucinado.

No importa lo que digas, te mediremos por tus acciones. Presumes de valores, muy ok, para tus posts y para opiar al que estás hablando, pero corre todo lo que puedas, no vaya a levantarse algún cadáver que dejaste por el camino. Eres el Seth Godin de los negocios, entrepreneurship es tu palabra top, pero duermes al calor de una nómina fija,

Algunos tips gratis (por esta vez)

–          Si lo primero para ti es la familia, deja de decirlo, ponlos en primer lugar en tu escala. Como estarás con ellos todo el día, no necesitarás gritarlo a los 4 vientos, se lo podrás decir a ellos directamente

–          Para toda madre o padre, sus hijos son lo primero, pero para ti más supongo. Pregunta a 10 madres al azar, qué es lo más importante de su vida, las 10 dirán sus hijos. Así que sorry, no eres tan diferente, todos somos iguales

–          La ética es tu prioridad, por encima de todo. Te felicito. Pero define bien tus límites, no muevas el baremo dependiendo de la situación (o la pasta que se mueva en la misma) o dependiendo si te sucede a ti o a otro (aquello de la paja en ojo ajeno ….)

–          El mundo está lleno de gente que dice, necesitamos más gente que haga. No digas ni prometas cosas que no vas a hacer. Las palabras no se las lleva el viento, se graban a fuego.

–          Tus hechos te señalan. Podrás tender las cortinas de humo que quieras, cambiar el nombre a las cosas que has hecho, hacer un overpromiss de champions, al final la flecha te acabará señalando

–          Redactas muy bien tu Cv, tienes un Linkedin reluciente, y tus puestos no bajan de CEO/ ADVISOR / PRESIDENT / FOUNDER , Cuando llegue la hora, tendrás que remangarte, si o si. Da igual lo que ponga en tu tarjeta.