Por todos es conocido el término con el que se acuña “los momentos de la verdad” de una empresa. Pero a nivel personal, también debes encontrar tus propios momentos de la verdad. Son fáciles de detectar.

¿Cómo saber cuál es tu momento de la verdad?

– Aquellas cosas a las que no te importa dedicarle horas. Cuantas más mejor. De hecho, no te importaría dedicarle las famosas 10.000 horas que dicen que son necesarias para los pilotos para convertirse en expertos.

– Actividades que cuando las realizas te sientes muy bien. Sientes que realmente eso es lo que te gusta, lo que te llena y realiza.

– Cuando realizas esa actividad, sientes que todo se para. Estás en ese momento, y te olvidas del resto, incluso de la realidad. Solo importa lo que estás haciendo. Nada más

– En esos momentos que sabes que das el extra, lo mejor que ti. Ese esfuerzo adicional que te hace excepcional

– Permanentemente tu cabeza y tus pensamientos vuelan a esa parte de tu vida que te gusta, no dejas de pensar en ideas, en cómo hacerlo de forma diferente, cómo mejorar.

– Cuando realizas cualquier otra actividad, piensas sin parar en cómo aplicarla a tus momentos de la verdad y ves conexiones donde otros ven simple información

– Te visualizas constantemente realizando esa actividad, y te gusta esa sensación

– No te importaría dedicarle el día entero a esa actividad

– No te importa cuanto tengas que viajar o esperar para realizar esa parte de tu vida, lo harás

¿Tienes claro cuáles son tus momentos de la verdad?