Eres un inventor de excusas, o ¿Haces e intentas cosas?

No te engañes. Así es. Si te mueves en el valle de los “es ques” siempre encontrarás la creatividad perdida para no realizar ese proyecto pendiente, leerte ese libro, salir a correr o decirle a esa persona que le quieres. Las excusas y los esques los encontrarás de mil formas, texturas, tamaños, colores y sabores.

No engañas a nadie, solo a ti. Estarás cansado, hará frío, te dará vergüenza, será un reto demasiado grande, no te verás capacitado o lo que te de la gana.

Sal ahí fuera y haz. Dedica una hora al día, solo una, a hacer todo eso que tienes pendiente. Mantén esas conversaciones que tienes pendientes, ese café que no te has tomado, esa llamada…Al final del año, sin darte cuenta, habrás dedicado 365 horas a tus sueños y proyectos pendientes. ¿Sabes cuánto es eso? ¿Sabes cuantos proyectos terminarías con 365 horas de dedicación a tu pasión? Ya sabes la respuesta. Todo lo que te propongas.

El mundo te espera. El estancamiento proclama, nuestra muerte.