Ayer fue uno de esos días, en los que me encanta que me sorprendan con este tipo de detalles. A la salida del trabajo con unos colegas de Barcelona, para que viesen un poco más de Bilbao, decidimos coger un taxi. La primera sorpresa, es que el taxista baja a abrir la puerta a la mujer que iba con nosotros, trajeado e impoluto (en pleno mes de Julio). Siempre lo he dicho, la diferencia entre lo bueno y lo excelente es un pequeño esfuerzo adicional.

La siguiente sorpresa, es que tiene perchas para aquellas personas que quieran colgar sus trajes, nos ofrece de una bandejita caramelos, chicles y toallas refrescantes… Eso parecía el puente aéreo Madrid/Barcelona de Iberia. Cuando ya nos conquistó, es al ver la pegatina de WIFI gratis dentro del taxi. Por su cuenta, había decidido instalar un módem para todos sus clientes que quisiesen navegar durante los trayectos. Ya nos tenía conquistados, cuando nos dice, además, que si queremos, podemos ensayar cualquier tipo de presentación y cargar cualquier powerpoint o formato en su Tv dentro del taxi…

Todas estas diferencias, es cierto, que son a nivel técnico, y fáciles de copiar. Pero la última, es cuando salió a relucir la actitud, con una C mayúscula, que aquí, ya no es tan fácil de imitar. Cuando le preguntamos donde ir a comer algo, no solo nos recomendó un exquisito lugar, sino que nos pidió permiso para llamar al dueño, del restaurante y reservar en nuestro nombre. El trato excepcional y la explicación de su modelo de negocio, sencilla y memorial.

A la pregunta, de porqué se diferenciaba, contestó que solo trataba de hacer sentir bien al cliente, ofreciéndole pequeños detalles, para ser recordado y que cuenten con él en el futuro para recibir esa clase de servicio.

Aprender lecciones de business en la calle, casi mejor que en una escuela de negocios, no tiene precio. Diferénciate del resto de competidores, que no serán pocos, graba a fuego una palabra, una experiencia en la mente del consumidor y serás el rey de tu nicho. Cuida a tu cliente, es el dueño de tu negocio, hazle vivir experiencias únicas. Hasta un corto trayecto en taxi, puede ser una experiencia.