Recordando un post anterior “No te envenenes” me vienen a la cabeza una serie de reflexiones.

Realemnte, cada día que pasa, trato de conservar cerca de mi la gente positiva, que te alegra, que siempre tienen algo bueno que contarte, una sonrisa que compartir, en defintiva, que tiene proyectos, sueños, ideas, ganas, ilusión… ¡Que te alegran la vida!

En realidad, hay demasiadas personas que han hecho de la vida un martirio, una batalla permanente, en el que cada día es peor que el anterior.

Irán a un concierto, tendrán quejas del sonido, de la gente, la música esta alta/baja, hacía frío/calor, mucha/poca gente…

Irán a una conferencia y ya sabían lo que se exponía, nada nuevo, poco podrán aprender, el evento fue largo/corto…

No te preocupes, el repertorio de quejas, no tiene límite, así que te sorprenderás de la genialidad de los motivos de quejarse. No conocen los límites. Han hecho de la queja su medio de vida y una profesión 24/7.

Al mismo tiempo, habrá gente que irá al mismo concierto, evento o conferencia y disfrutarán como enanos, divertirán, aprenderán y crecerán.

Si las condiciones son las mismas, ¿Porqué hay gente que saca lo positivo y otros lo negativo?

Tú decides en qué lado quieres estar.

#hacefaltamáspositivismo