No me canso de decirlo! Como empresas, tenemos que dejar de hablar de “yo”. Hablar de nosotros y vosotros, involucrando a nuestro cliente en nuestras conversaciones. Dejemos de hablar de “yo” como empresa. No Interrumpamos conversaciones con informaciones corporativas y propagandísticas. No seas parte de un marketing interruptivo, crea la conversación y forma parte de ella. Forma parte y no interrumpas!

Deja de hablarle a tu target sobre tus características, sobre tu tecnología, tus años de vida, tus ventas… Porque no le importa lo más mínimo. A las personas solo les importa lo que les concierne directamente o lo que les pueda generar un beneficio directo o indirecto. Nada más! Es duro de escuchar esto? Si, pero es así! A tus clientes no les importa lo más mínimo tus procesos, tu tecnología, ni nada por el estilo. Solo lo que les vas a hacer sentir con tu producto es lo que les va a interesar. Que sentimientos, experiencias y sensaciones vas a despertar en ellos al comprar tu producto. Así que déjate de discursos y céntrate en las experiencias.

Aquí os dejo, uno de los ejemplos más claros y brutales que resumen estos dos párrafos. Quizá una de las mayores lecciones de venta y expectativas de todas las series publicitarias. Os dejo un fragmento de MAD MEN, en el que en una presentación de Kodak, se enfrentan las expectativas, vivencias, sensaciones, vidas, historias con la tecnología y los procesos que espera la empresa anunciante.

PD: Mirad la cara de los de Kodak al final del vídeo. No comments.