En el contexto en el que nos encontramos “Think global, act local” y un mundo hiperconectado, debemos conocer y actuar en consecuencia de los posibles protocolos, “gaps” y culturas hablando de negocios. Cada país tiene un contexto para realizar negocios. No es lo mismo cerrar un negocio con un español, un colombiano o un chino.

Gestionar el gap cultural y adaptarse a él

Antes de visitar otro país, otra cultura por trabajo infórmate de cómo
– Les gusta negociar
– Política de regalos
– Forma de presentarse, entregar la tarjeta de presentación, sentarse en la mesa, etc.
– Protocolos
– Horarios
– Costumbres
– Supersticiones
– Buenas/malas prácticas

Debes ser como una caña de bambú, que se flexiona ante el viento, pero jamás se rompe

Ya lo decían desde Darwin con su selección natural hasta Bruce Lee con su proverbio be water. No pretendas imponer ninguno de tus hábitos cuando salgas de tu área de confort. No seas arcilla, se plastilina. Adáptate, se correcto, cortés y educado. Lo que funciona en tu país, quizá fuera de él no funcione. Cuidado con gestos que en tu cultura son bien vistos y pueden ser un grave error fuera de tu país. Estudia el contexto de la negociación. Infórmate y muestra respeto por las cosas nuevas, aunque no las compartas o entiendas. Piensa que lo mismo les puede suceder a ellos. Hasta hace muy poco, lanzábamos cabras desde lo alto de campanarios y nos parecía normal, incluso divertido en España. Así que “open mind” y como ya es conocido, no sobreviven los más inteligentes, sino los que mejor se adaptan al entorno.