Probablemente hayas descubierto tu zona de confort. O probablemente no. Si la has descubierto, puede ser ese lugar o esa tarea con la que te encuentras cómodo. No te requiere grandes esfuerzos y además, eres bueno haciéndolo.

Pues bien, te digo que la magia no creo que suceda en esa zona. Debes identificar tu zona de confort cuanto antes, pero no para quedarte en ella, sino para abandonarla. Aléjate de ella lo más que puedas. Sentirás una sensación de vértigo y desequilibrio, incluso descontrol. Pero debes romper la barrera si quieres encontrar la magia. No es fácil.

Pero como dicen en una de mis películas favoritas, “Las cosas importantes suceden desde dentro” (21, black jack)

 

Salir de esa zona, que puede ser tu mesa, escritorio, pantalla de PC, hará articular una nueva zona de actuación que desconoces, pero ahí es donde suceden las cosas grandes. Desafía lo establecido, y recuerda que la magia no es un soldado que se encuentra parado, sino uno que se encuentra desfilando. Jamás te encontrarás con ella, si no rompes la barrera.

No te hagas el rey de tu reino, corres el peligro de que el trono coja la forma de esa parte con la que nos sentamos.

El estancamiento, proclama nuestra muerte.