En ciertas ocasiones la falta de preparación y una sobredimensión de tu ego te harán fallar. Es humano, no pasa nada, si aprendes de ello. Lo más bonito del ser humano es descubrir tu límite, fallar y levantar.

No cometas el error de pensar que no fallarás. Fallar es humano, es natural y si no fallas probablemente no estés intentando hacer cosas excepcionales. En la rutina es fácil no fallar. Pero más brutal es buscar a hacer cosas excepcionales. debes estar preparado para el fallo. El sabor del éxito será mejor cuando hayas probado el amargo de una derrota.

Hoy he fallado. Lo reconozco. Mi ego me ha podido. Pero más me ha podido la falta de preparación. Puedes pensar que no ha sido tu día, que no te has alimentado bien, que hace frío, calor, viento, o que estás cansado… Pero la realidad es otra. Solo hay una clave para hacer las cosas bien: prepárate y practica. No te sobredimensiones y no busques excusas.

El fallo es el precio que tienes que pagar por hacer cosas grandes. Si no quieres fallar, haz lo de siempre. No fallarás, pero jamás generarás cambio.

Busca lo positivo

Saca aprendizajes y soluciones, no problemas.

Entrenaré más duro y seré más humilde. Me prepararé hasta la locura. Trabajaré duro, pero jamás ajustaré mis objetivos. Seguiré soñando. Solo así seguiré fallando