momentosLa última medida de una gran persona se define por aquellos momentos de la verdad en los que se nos supone que debemos mostrar nuestras cartas, sacar nuestro carácter o comportarnos de la forma correcta o adecuada aún cuando nadie nos observa.

He visto gente con pequeñas dosis de poder crecer varios centímetros sobre el suelo, comportarse como auténticos tiranos, y hacerme ver en perspectiva y comprender mejor, sucesos históricos acontecidos en el pasado por abusos de poder. Peor hay momentos en los que no vale mirar hacia otro lado, porque no decir nada es decirlo todo. En las cosas que importan, no decir nada, es decir mucho, es tomar parte. El silencio en estos momentos de la verdad te define. No decir nada, no significará no tener opinión, todo lo contrario, significa autorizar y apoyar con tu no manifestación. No podrás guardar silencio en los momentos que de verdad importan, significará que estás más muerto que vivo, y la imagen que te devolverá el espejo no será la que sabes que te gustaría ver. Ya dependerá de tu dosis de autocomplacencia y capacidad de mover tu línea moral para poder dormir a pierna suelta.