Esta imagen, refleja, los resultados de uan encuetsa que se realizó, a finales de 2009. La pregunta era muy sencilla:

¿Piensas que estarás mejor dentro de 12 meses que ahora? 

Países en Naranja dijeron que si en más de un 66% de los encuestados. Grado máximo de confianza.

Países en azul, confianza mínima. Menos del 50%.

“Casualmente” todos los países en naranja, que piensan que estarán mejor en 12 meses, que en ese momento actual, son los países emergentes, que están relanzando la economía mundial.

Los países en azul, sin comentarios.

Estamos llegando a un punto, en el que el pesimismo es generalizado y social. Hemos convertido el pesimismo en una profesión y la queja en una cultura. Ando por la calle, y en las puertas de los bares no dejo de escuchar críticas, veneno y destrucción. ¿Pero esto qué es?

Hace escasos días, Amancio Ortega, dona 20 millones de euros a Caritas, sumando 46 millones de euros ya este año en donaciones, la mayor donación de una entidad privada hasta el momento y no dejo de ver críticas de todo tipo. Pero hasta de eso nos quejamos.

No se pueden tener 47 millones de ministros de economía.

No hay que ser economista, ni trabajar en la NASA.  Ni primas de riesgo, ni leches en vinagre.

  • Arrimar el hombro
  • Currar más que nunca
  • Facilitar el camino a los emprendedores y a los nuevos negocios que generan empleo
  • Prejubilaciones? Claro, es lo más sensato
  • No estrangular a las Pymes (- paro)
  • Generar empleo y dejar de buscar recetas mágicas y rescates imperiosos
  • Subir el IVA, claro, es lo más sensato para rescatar una economía y activar el consumo
  • Optimismo
  • Visión de futuro
  • Colaboración vs. Picaresca
  • Aporta soluciones, problemas ya tenemos suficientes