Paseando por NY, nos encontramos esta estampa… La verdad que me hizo pensar. Y la pequeña conclusión a la que llegué, es que muchas veces pensamos que para hacer algo diferente o para llegar al “éxito”, tenemos que desarrollar complejos productos tecnológicos, basados en ingeniería, innovación, inversiones multimillonarias, etc. Se me ocurren cientos de negocios que con una idea extremadamente sencilla han roto los limites del mercado.
Pero, la clave de todo, es dedicarse de lleno a algo, esas famosas 10.000 horas de vuelo que le exigen a los pilotos para ser “expertos” en algo.
Así que no te compliques. Escoge tu nicho y conviértete en el amo del mismo. Pega el primero, y graba a fuego en tu target “quién” eres y cuáles son tus características que te hacen diferente. Conviértete en un experto, pero hazlo ya! Debes ser el que más sepa de “algo”. Todo aquel que se me meta en tu nicho a competir contigo, será siempre el seguidor. Tú eres el primero. Así que no esperes más. Aprópiate de una palabra, de un sentimiento, de una característica… de algo! Y busca tu nicho en el mercado y en la mente del consumidor. Otra observación, es que el 80% de los programas de Tv que articulan nuestra programación en prime time, se centran en personas que son realmente buenas/ especialistas en algo: El mentalista, CSI, Dr. House, Miénteme, Ladrón de guante blanco, Life y una larga lista de programas que relatan la vida de alguien que es francamente diferente y bueno en algo…
¿Será casualidad?