Estamos en la época de los héroes. Necesitamos más héroes. Pero no te imagines al héroe al uso. Todo el mundo quiere cambiar el mundo, pero nadie quiere sacar la basura. Necesitamos héroes del día a día. Que aporten su grano de arena a esta nueva economía.

Héroe no significa superstar

No implica que calces un coche importado, duermas 2h al día, trabajes para international world wide marketing traders universal engineering Stanford Company o vivas en Manhattan. Lo que hace especial a Apple, Virgin, Google, etc.  Es que son únicos. Si todos fuésemos como Richard Branson, no sería especial, sería la norma. Y de nuevo tendrías que inventarte la vida, para destacar. Entre tú y yo, después de leerte un par de libros de motivación y alguna sesión de mentoring y coaching, ¿Podrás ser Richard Branson? Sí. ¿Es probable? No. La posibilidad es muy remota. Pero no es algo negativo, todo lo contrario. No es desmotivador. Es alentador. Pero tendrás que ir por otro camino, ese ya está descubierto (y trillado).

Crea una parcela en la que seas tu propio Mr. Branson

No puedes empezar a jugar en champions. A pesar de lo que te hayan contado, los cimientos deben ser sólidos. Jamás te subirías en tu primera clase de boxeo con un boxeador profesional ¿No? Pues aplícalo al resto. Crea tu parcela, tu nicho, y conviértete en el héroe de eso, y solo eso. Tu nicho podrá hacerse todo lo grande que quieras. Podrás incluso, llegar a superar a tu héroes, las reglas las pondrás tú mismo. Pasaros de ser un jugador, a ser el juego.

Crea tus reglas, cósete tu una capa y elige tu espada. Nadie te puede decir que no naciste para ello. Pero primero échale un ojo a la saga Marvel, que no sea un héroe existente ya, y por supuesto, que no te conviertas nunca en el Villano. Ese tipo de héroes, también existen, pero si estás en el lado bueno, no tienes porqué cruzarte con ellos.