Me acabo de sorprender con un cuadro que tenía en mi despacho, y nunca le había prestado realmente atención. “Quality: The race for quality has no finish line”.

La calidad está en todo lo que hagas. Mide los detalles. No se trata de una carrera de 100 mts. se trata de una carrera de fondo. Nunca será lo suficiente. La calidad es un ente vivo que evoluciona, adapta varias formas, por eso cuando creas que has hecho todo lo que dicen los libros, la calidad, ahora, se entenderá de otra forma. Así que al igual, que el Golden Gate, que se tarda 365 días en pintarlo de extremo a extremo, y cuando llegan al final vuelven a empezar, deberás hacer lo mismo. Será la carrera de tu vida.

Quizá no la más rápida, pero si la más alucinante.