La última medida de un hombre. Cuando te des cuenta que trabajes por fama, reconocimiento, palmadas, prensa o status, te darás cuenta que has perdido tu esencia. No es lo mismo trabajar para otro que trabajar por otro. No caigas en eso.
No tienes que demostrar nada a nadie. Trabaja por ti, por demostrarte a ti mismo, sea lo que sea que te quieras demostrar, pero no trabajes para demostrarle nada a nadie. ¡No lo hagas!
Tu mejor satisfacción es poner pasión, ilusión e implicación en todo lo que hagas. Lo que no podrás hacer es faltarte a ti mismo. No puedes decepcionarte a ti mismo. ¿Resultados? Don ´t worry, son consecuencia de lo anterior.
No dejes que otros conozcan una versión de ti mismo, que no es tu 100%, no lo permitas. Antes de enseñar una versión que no sea la mejor de ti mismo, mejor no te embarques. Involúcrate, se tu versión Premium. ¿Mediocridad? Tenemos abundancia. Pero no seas tú.

Extracto de Hovik Keuchkerian

“Si no te sale ardiendo de lo más profundo de ti, a pesar de todo, no lo hagas
A no ser que salga espontáneamente de tu mente, corazón, de tu boca, de tus entrañas, no lo hagas
Si lo haces por dinero o por fama, no lo hagas
Si lo haces para llevarte mujeres a la cama, no lo hagas
Si te cansa solo pensar en hacerlo, no lo hagas
Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti, espera pacientemente
Pero si nunca llega a rugir, haz otro cosa
No seas pesado, aburrido y pretencioso, no te consumas en el amor propio, no lo hagas
A no ser que salga de tu alma como un cohete, no lo hagas
A nos ser que el sol que tienes dentro de ti, esté quemando tus tripas, no lo hagas
Cuando sea verdaderamente el momento, si has sido elegido, sucederá por si solo
y seguirá sucediendo hasta que mueras, o hasta que muera en ti
No hay otro camino, y nunca lo hubo”