Siempre vas corriendo. Siempre con la respiración entrecortada. Siempre a tope. Siempre más, siempre más. No tienes tiempo para nada. Llevas tatuado “Tengo que hacer…” , “No sabes cómo voy”, etc. Se te pasan los días buscando la siguiente tarea, bloqueando…
Leer Completo